Jugadores de Polo

La leyenda del polo que se divierte a los 78 años jugando con sus nietos

Siempre leyenda y uno de los tres más ganadores de la historia del polo argentino con el mítico Coronel Suárez.

La leyenda de polo quien 17 veces levantó el trofeo con el que todos los jugadores sueñan desde que se suben a un caballo: el del Argentino Abierto. Pero son otros tiempos para Alberto Heguy. Jugar cuando se puede, despuntar el vicio. No ya con sus hijos, a los que también vio coronarse en Palermo en varias ocasiones, sino con sus nietos. Nada mejor para festejar sus 78 años, el sábado pasado, que el Torneo Interestancias, competencia que tiene más de una década de existencia. Se desarrolla en Intendente Alvear, La Pampa, precisamente para celebrar junto el recordado delantero.

Esta vez no jugó el certamen, sino una exhibición. Fue un momento muy especial, emotivo. Vestido con la camiseta de su segundo amor deportivo, Indios Chapaleufú, Alberto Pedro compartió la cancha en Anay Rucá con 10 (8 varones y 2 mujeres) de sus 13 nietos: Iñigo y Cristo, hijos de Nachi Heguy; Antonio, Silvestre, Jacinto, Ambar y Amalia, hijos de Pepe, y Cruz, Pedro y Luján, hijos de Eduardo. En las fotos se sumaron otros nietos: Pampa, Siena y Ania. “Abuelo, nietos y clones”, era el eslogan. Es que en la cancha hubo, además, dos réplicas de Polo Pureza, su yegua legendaria.

Familia

Familia y amigos, algunos de Perú, Chile, Inglaterra y Escocia. Con 8 formaciones que participaron del certamen: Gueyaguey, Santo Domingo, Anay Rucá, La Gitana, Don Alejandro, La Paz (el campeón), La Querencia y Chapa Vista. Nada frenó el entusiasmo. Ni siquiera los 140mm que cayeron previo a una de las jornadas y que dejaron maltrechos los caminos vecinales. Participar de la celebración era el objetivo, con entrega de premios y asado incluido. Y la alegría que iba por dentro.

Alberto Pedro, con la camiseta de Indios Chapaleufú, rodeado de sus nietos y su esposa Silvia, entre otros familiares
Alberto Pedro, con la camiseta de Indios Chapaleufú, rodeado de sus nietos y su esposa Silvia, entre otros familiares Crédito: Paz Manau

 

“Fue un festejo sensacional, estoy muy feliz. Es una sensación hermosa esta de jugar con los nietos, que tienen entre 5 y 15 años. La exhibición me sirvió para comprobar que esa categoría ya me queda grande. Los chicos andan más rápido que yo”, soltó como humorada al consultarle sobre sus sensaciones. Heguy fue parte de un equipo que marcó el polo argentino desde los años 60 hasta hoy. Coronel Suárez es el club que más títulos del Abierto de Palermo logró: 25, que se transforman en 26 con la victoria de Coronel Suárez II en 1983. Alberto llegó a las 17 conquistas y tuvo el privilegio de jugar con Juan Carlos Harriott (h) (20 títulos), su hermano Horacio Antonio Heguy (19) y con Alfredo Harriott (13). Tiempo más tarde participó de los comienzos de Indios Chapaleufú , con Horacio y los mellizos Horacito y Gonzalo, y de Indios Chapaleufú II, con sus hijos Eduardo y Alberto Heguy (h) .

Actualidad

En estos tiempos, Alberto pasa bastante tiempo en el campo, en su reducto de Anay Rucá. “En verano, estamos acá seguro con Silvia. Después, cuando empiezan las clases, empezamos a viajar más a Buenos Aires por los nietos”, cuenta. Silvia, su esposa, disfruta de los más chicos, aunque no puede evitar que, como sus propios hijos, se vinculen con el polo. Nunca le gustó mirar los partidos, los sufría y los seguirá padeciendo. Pero siempre acompañó los deseos deportivos familiares.

“Cuando estoy sano, me levanto tipo 7.30 y me preparan dos o tres caballos por día para corregirles los pequeños defectos que pueden arrastrar. Es mi manera de seguir vinculado con el juego”, dice Alberto Pedro. Lo de “estar sano” no es una manera de decir. “Hace 7 meses tuve un problema en una rótula. Y hace casi 3 meses me operaron, me pusieron una prótesis. Así que ando en plena rehabilitación. Bicicleta, caminatas que me van ayudando. Este polito que jugamos en familia también ayuda. Pero la rehabilitación viene más lenta de lo esperado. Habrá que tener paciencia”, se conforma Heguy.

Alberto Pedro Heguy, con el equipo de La Paz, el campeón del torneo Interestancias: Segundo Pasquini, Eduardo Heguy, Julio Barbero y Will Harper
Alberto Pedro Heguy, con el equipo de La Paz, el campeón del torneo Interestancias: Segundo Pasquini, Eduardo Heguy, Julio Barbero y Will Harper Crédito: Paz Manau

Su vocación como veterinario

¿Y los clones? ¿Cómo vive esta era de auge en el sistema de reproducción alguien que, además de polista, es veterinario? “Tuve el honor de que eligieran a la Polo Pureza para clonarla, así que me dí el gusto, a través del establecimiento Doña Sofía, de tener dos clones. y otros tantos para ellos. Los jugaron Cruz, hijo de Eduardo, y Antonio, hijo de Pepe. Estas réplicas tienen dos años y medio, están recién domados. pero son sensacionales. Como veterinario y apasionado por los caballos, estudié genética toda la vida y tener clones de una yegua mía me parece algo increíble. No imaginaba que algún día lo iba a poder disfrutar. No lo veía posible. Estoy encantado”, confiesa.

Y también acerca una mirada sobre el bache que se produce en la dinastía Heguy, a partir del retiro de la alta competencia de las últimas figuras y del tiempo de maduración que les falta para competir en el alto nivel a las nuevas generaciones. “Sí, hay un período de renovación. Estos chicos de la familia que tienen 15 años están andando muy bien, pero les falta tiempo, calculo unos 10 años, para poder jugar en las categorías superiores. El polo de hoy tiene un nivel altísimo en todas las categorías: Triple Corona, Metropolitanos, Intercolegial, Copa Los Potrillos. No les exigimos a los chicos que sean campeones, sino que se diviertan. Son chicos muy de a caballo, lo disfrutan, les gusta el polo. Estamos contentos con ellos.”

Pasó la competencia y la leyenda retoma su rutina: arrancar temprano, andar a caballo, luchar en el atardecer con mosquitos que son “como helicópteros” y por la noche, algo de lectura o mirar fútbol por TV. Lo que nunca cambia es la siesta. “Sagrada. Horita y media. Bien pampeana”.

Etiquetas

Artículos Relacionados

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close