Polo

Historia del Polo

En la tierra de los gauchos, el deporte a caballo más antiguo ha encontrado un terreno preferente. El polo, este deporte elegante pero difícil, donde los jinetes lanzan una bola de madera hacia el campo contrario con un mazo de mango largo, se ha convertido en símbolo de la burguesía argentina. Llegó con los británicos hacia finales del siglo XIX, y se desarrolló en las estancias, esas grandes haciendas regentadas por propietarios rurales, en su mayoría europeos.

El primer club nació en 1888, y tomó el nombre de Hurlingham Club (¡influencia inglesa obliga!). Destacamos que en la actualidad existen más de 250 clubs. Las «canchas» de Palermo son los terrenos de más categoría para la práctica de este deporte de élite. Palermo, «la catedral mundial del polo», está situada en Buenos Aires y tiene una capacidad para alrededor de 30.000 personas. Las amplias y confortables gradas están rodeadas de jardines, y el verde del césped es todo un espectáculo en sí mismo. ¡Una visita obligada! Asistir a un partido de polo constituye una experiencia repleta de emociones.

El Campeonato Argentino Abierto de Polo se celebra hacia finales de la temporada oficial en el estadio de Palermo, durante todo el mes de noviembre. La final tiene lugar generalmente durante el primer fin de semana de diciembre. Se celebran otros torneos a lo largo de todo el año.

Historia del Polo en Argentina

Etiquetas

Artículos Relacionados

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close